No más amenazas ni mensajes sexistas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No más amenazas ni mensajes sexistas.

Mensaje por Gustavo el Miér Dic 10, 2008 9:50 pm

Recientemente diferentes asociaciones de mujeres han recibido unas serias e injustificables amenazas cargadas de un fuerte sentimiento de misoginia en las que también se celebra el delicado trance en que se encuentra el profesor Neira, ante las cuales desearía manifestar mi más absoluta repulsa, ya que, aunque me considero en desacuerdo con buena parte de los análisis y medidas que dichas asociaciones defienden, no comparto en lo más mínimo el recurso a la violencia para dirimir unas cuestiones que se deben resolver a través del debate social y objetivo, repudiando estas posturas inadmisibles.

Es una lastima que tanto ciertos hombres como mujeres estén dispuestos a alimentar y fomentar un odio violento y absurdo contra las personas del sexo opuesto. El autor anónimo de esta carta celebrando la muerte de mujeres, me ha recordado por su ciega violencia sexista a las peores fanáticas del feminismo radical, como Valerie Solanas, autora del famoso poema Scum, donde se desprecia a los hombres y propone su exterminio, o la conocida feminista radical Andrea Dworkin autora de la sentencia"I want to see a man beaten to a bloody pulp with a high-heel shoved in his mouth, like an apple in the mouth of a pig" (“quiero ver a un hombre golpeado hasta transformarse en una pulpa sanguinolenta, con un tacón alto incrustado en su boca, como una manzana en la boca de un cerdo”) o a la petición de Sally Miller Gearhart, en su manifiesto The Future - If There Is One - Is Female (El futuro-si es que hay uno-es femenino), defensora de un modelo de sociedad en la que los hombres deberíamos ser reducidos y mantenidos en una décima parte de la población, o las palabras de Mary Daly, antigua profesora de la universidad de Boston, corroborando esta propuesta "If life is to survive on this planet, there must be a decontamination of the Earth. I think this will be accompanied by an evolutionary process that will result in a drastic reduction of the population of males." (“Si la vida debe sobrevivir en este planeta, debe suceder una descontaminación de la tierra. Pienso que esto debería verse acompañado por un proceso evolutivo que resultaría en una drástica reducción de la población de varones”) O más particularmente a las amenazas sufridas por Neil Gilbert, profesor de la universidad de Berkeley, al criticar el estudio de Mary Koss de 1985 que concluía en que una de cada cuatro estudiantes de los campus estadounidenses había sido víctima de violación. Neil Gilbert puso en evidencia que las conclusiones de este estudio se basaban en preguntas ambiguas y las respuestas podían resultar tergiversadas, hecho que posteriormente fue admitido por la propia autora del estudio. Neil Gilbert que mostró desde un comienzo su reluctancia a estas conclusiones a partir del hecho de que en la universidad de Berkeley con 14000 estudiantes sólo se produjesen dos denuncias por violación en 1990, fue objeto de presiones y graves amenazas exhibidas en pancartas, en las que se leía “Muerte a Neil Gilbert”. Para más detalles sobre el caso Gilbert visitar el link:

http://www.leaderu.com/real/ri9502/sommers.html

Estas cartas y amenazas recibidas por estas Asociaciones Feministas, representan otro triste y malintencionado ejemplo de animadversión en línea con la idea descabellada de la guerra de sexos, posturas sólo defendibles por personas envenenadas de un odio enfermizo. En favor del debate lógico y justo de ideas, y la auténtica igualdad entre hombres y mujeres cualquiera que defienda posturas violentas o claramente antivarón o antimujer debería ser excluido de este proceso, ya que su fanatismo no le permite desarrollar nada digno dentro de esta área.

Quienes defendiendo el actual masculinismo criticamos ciertas posturas feministas y solicitamos medidas sociales diferentes de las que el Feminismo de Genero implementa, nos posicionamos en contra de estas amenazas, las repudiamos, vayan contra quien vayan, y las englobamos dentro del mismo odio sexista, proceda de hembristas o machistas radicales, y pedimos que cesen de una vez y para siempre las amenazas contra estas Asociaciones Feministas y las mujeres en general.

Al mismo tiempo no consideramos justificado el que se intente introducir a todos los grupos masculinistas o defensores de los derechos de los hombres dentro de esta tendencia radical. Sería tan injusto como juzgar a todos los grupos feministas a partir de los que se dedican a sembrar odio en contra de los hombres, representados en cierta medida por los ejemplos citados más arriba. La mayor parte de los masculinistas defienden pautas moderadas y repudian estos mensajes intimidatorios, agresivos y repletos de mala voluntad, que sólo satisfacen a personas de muy bajos sentimientos.

Por eso considero errónea la afirmación de la señora Ana María Pérez del Campo diciendo que es fácil averiguar la procedencia de estas cartas, bastando según ella con entrar en Internet para señalar a quienes han enviado estas amenazas. La realidad es que la mayor parte de los grupos de debate masculinistas están en Internet, por falta de medios y apoyos institucionales para organizarse a un nivel mayor, y no puede identificárseles tan a la ligera con él o los radicales que han mandado estos inaceptables mensajes. Se señala especialmente una vinculación con las páginas de las asociaciones de padres de familia separados en algunas de las cuales se incluye el libro “Atrévete si eres hombre”, concretamente, a partir de ciertos fragmentos de este texto que se han reproducido en algunas de las cartas anónimas.

Que se hayan copiado expresiones presentes en este libro dentro de las amenazas no esclarece el origen de las mismas, en contra de la opinión de Lola Aguilar, la directora técnica del centro de atención y recuperación de mujeres de Coslada (Madrid). Según ella detrás de las últimas cartas recibidas están los autores de los textos del estilo de “Atrévete si eres hombre”, en este caso el “Colectivo de Juristas y Amigos pro varones separados” y quienes han prologado el escrito, una asociación de padres separados de Madrid. Tratar de culpar a partir de tan escasos indicios a grupos con quien desde hace años las asociaciones presididas por Ana María Pérez del Campo mantienen una marcada rivalidad, sobre todo por diferentes posicionamientos frente a la custodia compartida o la Ley Integral, es un gesto injusto y ventajista. Por ejemplo, varios defensores de los derechos de los hombres han recibido a su vez amenazas de muerte anónimas donde se les tacha de machistas o misóginos, términos con los que también les califican las feministas menos moderadas, y sin embargo, sólo por esto resultaría abusivo y arbitrario responsabilizar a dichas feministas de las amenazas.

Quizás el que en algunas de sus secciones el libro “Atrévete si eres hombre” califique a la esposa de "la maruja", "la loba", "la viuda negra" o "la enemiga" o incluya la afirmación de que las ex esposas "se parecen a Hacienda" porque "ambos viven del trabajo de los demás" sean hechos recriminables. Pero no dejemos de mencionar entonces que también lo son muchos de los contenidos de los textos, artículos o reflexiones feministas. Es ofensivo e insultante el gesto realizado por la asociación feminista Les Comadres de Gijón al entregar anualmente el premio “andrajo” a quienes defienden posturas que no apoyan sus criterios feministas. O las citas sacadas de la popular serie “Sexo en Nueva York” del estilo a “Dentro de 50 años los hombres estarán obsoletos, ya ni se puede hablar con ellos, tampoco los necesitas para tener hijos y mucho menos para el placer sexual, como he podido comprobar” o “El único lugar donde puedes controlar a un hombre es en la cama. Si perpetuamente le haríamos sexo oral a los hombres, podríamos dominar el mundo” o “Nunca pude hacerme amiga de un hombre. ¿Para qué? Las mujeres son para la amistad, los hombres para tener sexo”. También abundan las ofensas a los hombres en los anuncios sexistas, como ejemplifica la sentencia sacada de un spot: “debido a la incapacidad del hombre para separar las prendas de color...”, o en los títulos de ciertos libros, baste citar: “hombres modo de empleo”, dando una imagen cosificada de lo masculino y del que se extrae el siguiente fragmento: “Hombres y mujeres somos distintos, ellas ambicionan caricias verbales, ellos anhelan que mimen su miembro. Los te quiero son afrodisíacos de ellas, pero él, si no se le explica, ni se entera.”

Todas estas citas también dan una imagen deplorable, hiriente y negativa de los hombres, y están extendidas muy ampliamente dentro de nuestra cultura.

Más aún, existen espacios Web donde se recogen copias de textos radicales, como el siguiente, donde aparece copia del fuertemente misándrico manifiesto Scum, con su apología del exterminio de los varones, extraído de una edición feminista en castellano del mismo, y que es calificado como bello y hermoso en la conclusión final.

Link:

http://home.hccnet.nl/michel.post/ValerieSolanas/scumspanish.html

O declaraciones donde se duda abiertamente del interés genuino que los miembros de las asociaciones de padres separados y divorciados sienten por sus hijos, como hacía Altamira Gonzalo, presidenta de la asociación de mujeres juristas Themis, cuando afirmaba en un artículo del periódico el País: "Es una ley absolutamente indiscriminada", contraataca Altamira Gonzalo Valgañón, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, contraria a la custodia compartida y favorable a una responsable, correlato de la corresponsabilidad previa en el cuidado de los hijos. "El problema es que no se habla claro: la mayoría de estos hombres lo que plantean es dejar de pagar la pensión a los hijos y que la madre no se quede con la casa, que ésta se venda o reparta. En el núcleo de su preocupación no está el cuidado filial".

Link al artículo mencionado:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Imposible/separarse/boom/inmobiliario/elpepisoc/20080208elpepisoc_1/Tes?print=1

O declaraciones en las que tanto Altamira Gonzalo como la misma Ana Maria Pérez del Campo descalifican seriamente a las asociaciones pro custodia compartida, afirmando respectivamente: “Las mujeres juristas, encabezadas por su presidenta, (Altamira Gonzalo) alertan de los intereses económicos que esta serie de plataformas pueden esconder tras de sí. “Están exagerando, manipulando y detrás esconden un interés económico, porque de lograr lo que reclaman, se librarían de la pensión y no existiría razón por la que dar a la mujer el uso de la vivienda” y “En este sentido, la representante y presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas (Ana María Pérez del Campo) añade además, que pedir la custodia compartida es el modo que éstos tienen de “controlar a la mujer y garantizar que ésta no rehaga nunca su vida”. Son “organizaciones machistas”, continúa, “apoyadas por instituciones que no están dispuestas a que el cambio real con la Ley Integral y la de Igualdad se produzca”.

Link al artículo mencionado:

http://www.amecopress.net/spip.php?article1662

También se da el caso de feministas que tildan a los integrantes de las asociaciones de padres separados y divorciados directamente de maltratadores, como recientemente exponía en Áviles la célebre abogada y escritora Lidia Falcón.

Link:

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008092400_36_678401__Aviles-Lidia-Falcon-Zapatero-esta-distrayendo-reformas-sociales-cuestan-dinero

Es una lástima que los contenidos de “Atrévete si eres hombre” puedan incluir comentarios que falten al respeto a las mujeres, pero también parte del feminismo es y ha sido proclive a generar contenidos que pueden faltar al respeto a los varones, y muchos de esos textos son divulgados abiertamente, editados, trasladados a las librerías, bibliotecas públicas o universitarias, donde son accesibles para cualquiera, sin que se haya considerado una afrenta para la igualdad por parte de quienes los han realizado.

Ojala algún día sea posible que estos gestos de recelo y desconfianza desaparezcan, por parte de ciertas minorías existentes en ambas partes, ya que no existe nada positivo en que personas que sólo se diferencian por su sexo, y llevan conviviendo desde el comienzo de la historia, no mantengan prioritaria y generalmente una visión recíproca cooperadora y positiva.

De cualquier modo, quede claro al finalizar lo más importante: la repulsa de los grupos masculinistas a estas amenazas, y un rechazo absoluto a las barbaridades que en ellas se exponen, como a cualquiera que siga su ejemplo y sustituya la razón por el odio más degradado.

Gustavo

Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 05/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.